Cambios en el proceso monitorio (por Eloy Cánovas)

Recientemente ha entrado en vigor la Ley 4/2011 de 24 de marzo por la que se modifica la Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil para facilitar la aplicación del Proceso Monitorio Europeo y el Proceso Europeo de reclamación de deudas de escasa cuantía.

Mediante la citada norma se modifica la Ley de Enjuiciamiento Civil, introduciendo en la misma dos nuevas Disposiciones Finales por las que se integra definitivamente en nuestra legislación el Proceso Monitorio Europeo.

También establece la Ley 4/2011 algunos cambios en los procedimientos de reclamación de deuda, como lo son que ya no será obligatoria la intervención de letrado y procurador para Juicios Verbales que no excedan de 2.000 euros ni para las ejecuciones de títulos judiciales que no sobrepasen dicha cantidad.

Por último, se prevé que las empresas que, por su facturación, vienen obligadas a abonar tasas judiciales deberán hacerlo, también, cuando interpongan una reclamación monitoria, hasta ahora exenta de este pago.

En cualquier caso, si el deudor se opusiese al monitorio, transformándose el procedimiento en un declarativo (verbal u ordinario según la cuantía), no será necesario abonar una nueva tasa, evitándose así el doble pago.

Resumimos a continuación todas las novedades de la Ley en los siguientes puntos:

1. No será preceptiva la intervención de Abogado ni de Procurador de los Tribunales, en los juicios verbales cuya cuantía no exceda de 2.000 Euros y para la petición inicial de los procedimientos monitorios, frente a los 900 Euros que actualmente estaba fijado.Asimismo, igual suerte corren las ejecuciones de monitorios para la misma cantidad.

2. En consecuencia se reforma el artículo 437.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, incrementándose al mismo límite cuantitativo de 2.000 Euros, en vez de los vigentes 900 Euros, la posibilidad de que en los juicios verbales en que se reclame una cantidad que no exceda de estos, el demandante podrá formular su demanda cumplimentando unos impresos normalizados que, a tal efecto, se hallaran a su disposición en el tribunal correspondiente.

3. Si es negativo el requerimiento de pago en el domicilio designado por el demandante y realizada la correspondiente averiguación vía telemática por el Secretario Judicial sobre el actual domicilio o residencia, también resultan infructuosas o el deudor es localizado en otro partido judicial, el juez dictará auto dando por terminado el proceso, haciendo constar tal circunstancia y reservando al acreedor el derecho a instar de nuevo el proceso ante el Juzgado competente.

4. Se introduce un párrafo tercero al artículo 815 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en línea con lo que se establece para el proceso monitorio europeo. Según el cual, si de la documentación aportada con la petición inicial, se desprende que la cantidad reclamada no es correcta, el Secretario Judicial dará traslado al juez, quien, en su caso, mediante auto podrá plantear al peticionario aceptar o rechazar en el plazo de diez días, una propuesta de requerimiento de pago por el importe inferior al que inicialmente ha solicitado, bajo apercibimiento de que, si dicho plazo no da respuesta o la misma es de rechazo, se le tendrá por desistido.

5. Se incluye dentro del hecho imponible de la tasa judicial para el ejercicio de la potestad jurisdiccional, a instancia de parte, en el orden jurisdiccional civil la presentación inicial del procedimiento monitorio, para lo cual se adiciona el artículo 35 de la Ley 53/2002, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, lo que conlleva añadir una nueva exención que impida el doble pago de la tasa en los casos de oposición del deudor, pues el pago de la tasa por iniciación de un proceso monitorio o por la presentación de un requerimiento europeo de pago excluirá la obligación de exacción de una nueva tasa por el inicio del proceso declarativo que corresponda en caso de oposición del deudor.

6. Por último, se añaden a la Ley de Enjuiciamiento Civil dos nuevas Disposiciones Finales, la vigésimo tercera, que regula en España el proceso monitorio europeo, y vigésimo cuarta, para el proceso europeo de escasa cuantía (demandas cuya cuantía, excluidos los intereses, gastos y costas, no rebase los 2.000 Euros).

*Eloy Cánovas es abogado. Miembro de Nexo Abogados.