Hacia un uso más eficiente del espectro radioeléctrico




Juan Fco. Gomariz Hernández. Abogado. Socio de Nexo Abogados.
Una de las principales novedades legislativas producidas en el año 2011 en el sector de las telecomunicaciones, ha sido sin duda el RealDecreto 458/2011, de 1 de abril [PDF], sobre actuaciones en materia de espectro ra­dioeléctrico para el desarrollo de la sociedad digital, y por ello queremos destacar aquí los apartados del mismo que consideramos más significativos.

Este Real Decreto 458/2011 que viene a desarrollar lo dispuesto en los artículos 47, 48 y 51 de la Ley 2/2011 de Economía Sostenible cumple con la obligación de armonización de la regulación europea en la materia transponiendo la Directiva 2009/114/CE.

Cuando todavía este Real Decreto era un proyecto, ya se anunciaba por parte de la Administración que lo que se pretendía era permitir un uso más eficiente y en régimen de mayor competencia del espectro, facilitando un acceso menos rígido a los operadores a las bandas de frecuencias disponibles que pudieran considerarse, en principio, más atractivas tanto para el operador como para el usuario en busca del total desarrollo del potencial de los servicios relacionados con los terminales inteligentes que incluso están por llegar, además de promover la inversión en redes de acceso inalámbrico que no sólo favorezcan todo lo anterior sino también una reducción de la denominada “brecha digital”, todo ello bajo la premisa básica de la neutralidad tanto en servicios como en la tecnología utilizada para prestar los mismos.

Las principales medidas en las que se ha traducido tanta buena intención son básicamente, en primer lugar, la tan solicitada por los operadores implicados “reasignación” (refarming), de las bandas de 900 MHz y 1800 MHz, para que los operadores a los que habían sido asignadas las mismas (Vodafone, Movistar y France Telecom), puedan utilizar cualquier tipo de tecnología en la prestación de sus servicios a través de dichas bandas, teniendo entre otras contrapartidas la “liberación” de determinadas bandas que tenían asignadas dichos operadores.

En segundo lugar, poner a disposición de todos los operadores mediante la fórmula del concurso-subasta el acceso a las bandas de frecuencias de 800 MHz, 900 MHz, 1800 MHz y 2,6 GHz. Del total de 310 MHz licitados hasta el momento, quedaron sin adjudicar 60 MHz con causa principalmente en las limitaciones que a la disponibilidad de espectro por un mismo operador han sido impuestas en el Real Decreto. Estos 60 MHz van a ser licitados en este mes de noviembre una vez que se han ampliado dichas limitaciones.

En tercer lugar,  se amplía el mercado secundario del espectro, permitiendo la transferencia del título habilitante o cesión de derechos de uso en las bandas de frecuencias de 800 MHz, 900 MHz, 1.800 MHz, 2.100 MHz, 2,6 GHz y 3,5 GHz. Resaltar que se establece un límite con el que se dice pretender evitar la especulación, ya que no cabrá la transferencia o cesión hasta transcurridos dos años desde la concesión del título habilitante (art. 9 R. D. 458/2011).

Por último, resaltar que con el objetivo de evitar lo que el Real Decreto denomina “falseamiento de la competencia”, en relación con la banda de 900 MHz se impone (art. 4.6), a los operadores que dispongan de bloques de frecuencias con un ancho de banda total igual o superior a 10 MHz pareados en dicha banda, la prestación de un servicio mayorista para que “los operadores que carezcan de frecuencias suficientes o que carezcan totalmente de frecuencias en la banda de 900 MHz puedan prestar dichos servicios de comunicaciones móviles a sus usuarios finales”.

NOTA: Este artículo de Juan Fco. Gomariz apareció publicado en la pasada edición de la revista editada por el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación de la Región de Murcia con motivo de la celebración de la XI Noche de las Telecomunicaciones. [ENLACE A LA REVISTA en pdf]